Sly & Robbie vs Roots Radics – The Final Battle

0


Plantarse frente a este trabajo descomunal provoca adrenalínica expectativa. Antes de la primera escucha, el resultado que depare este clash con título de gran final es totalmente indistinto. Como una final de Champions en la que no sos “tifosi” de ninguna scuadra, o mejor aún, sos fanático de ambos equipos y festejas de antemano este encuentro histórico con nombre de batalla pero con espíritu asambleario, de inolvidable grounation que reúne a dos de las backing bands jamaiquinas más trascendentales de los últimos 40 años junto a grandes leyendas vocales de todos los tiempos.
El feedback permanente entre Kingston y Buenos Aires, la hermosa amistad nacida en Argentina, en la segunda visita de Israel Vibration, cimentada en Jamaica hace unos años entre Errol “Flabba” Holt y Hernán “Don Camel” Sforzini, y contando con la excelente voluntad de Sly & Robbie de sumarse a esta aventura de dimensiones únicas, se gesta Sly & Robbie vs Roots Radics – The Final Battle.
Hasta ahí lo más difícil parecía resuelto, que cantante no querría participar de este “enfrentamiento”? Con esos dos mediocampos de “juego bonito” asegurado, la convocatoria de goleadores sería un regodeo. Imagino que la complicación podría estar en el “pan y queso”, quien juega para cada team. Observando la lista de singers, unos cuantos son bastante más elders y con más trayectoria que las mismas bandas en disputa, Toots, Ken Boothe, Lee Perry, Horace Andy, Cedric Myton o Max Romeo juegan en primera desde antes que el reggae, Sly & Robbie y la Roots Radics nacieran.
Don Camel, responsable principal de esta locura, reparte algunos players argentinos para cada lado, él se ubica en las huestes de Sly & Robbie, Martino Gesualdi y Sergio Colombo engrosan las filas de la Roots Radics, algunos ejemplos del sano mestizaje.
No hay grandes patrocinadores, ni multinacionales que paguen esta gran final, no hay tandas publicitarias que te dilaten el tiempo para escuchar este disco, pero aún así, la espera fue lógicamente bastante larga.
Todo este preámbulo se potencia notablemente al comprobar que los 12 temas son creaciones especiales para la ocasión, ni covers ni remakes son de la partida!
Ahora sí!
Comienza el partido, juega primero y con profundidad “blackuhureana” Mykal Rose quien desde “Sidewalk Steppa” de 2016 volvía a compartir estudios, tras muchos años, con Sly & Robbie, coronando una visita a Buenos Aires un año después. “Me levanté esta mañana y pareciera haber toque de queda” inaugurando el disco el tema “This Morning” con un Mykal que “corre tanto como le permiten sus zapatos”.
Roots Radics responde con melodía “israelvibreana” pero concretando uno de los cruces más esperados y novedosos de todos los tiempos. Brinsley Forde uno de los cantantes de Aswad, quien debutara con su proyecto musical en 1976 (al igual que Israel Vibration) pero en el Reino Unido y protagonizara en 1980 la película “Babylon”, entre muchas otras cosas, canta el tema escrito especialmente por él “Ulterior Motives”.
Rápidamente Sly & Robbie nos lleva a tiempos anteriores, con inteligencia, aprovechando que cuentan con Tabby de Mighty Diamonds en la voz, ponen en juego el estilo más lover de esos que inspira el original Rocksteady beat, disciplina que experimentan habitualmente con la voz de Bitty Mc Lean en sus shows. “Change My Mind” hermoso tema cantado magistralmente, especial atención a la delicadeza de esos falsettos!!
Los Radics le entregan el mando al que lleva la cinta, al verdadero y original: Di Captain, Freddie Mc Gregor quien en 2018 ha lanzado algunos singles por VP Records y una maravillosa reedición deluxe de “Bobby Babylon”, aquí predica con su dulce y luminosa voz “Glory” to the master Jah Rastafari.
No se han sacado ventajas.
“Mind Your Own” es la pieza que canta Horace Andy con Sly & Robbie, este equipo tiene tradición de dubbear en estudios, se puede comprobar en “Living It Up” de 2007 que incluye un documental que pone en valor los clásicos de “Sleepy” (algunos de los tiempos de Studio One) pero con la impronta de S & R. En The Final Battle, Horace escribe una letra de consciencia y excelentes consejos sobre la autodeterminación y el respeto a los demás. “Es fácil para un camello viajar en el ojo de un águila y entonces juntos entrar al reino de Zion” uno de los pasajes más poéticos del tune. Si señores!! “Leave people business alone”.
Llega el turno del más grande “reggae acticvist” quien con su humildad y su inmenso talento para decir verdades despierta mentes y complementa con brillantez el mensaje del tema predecesor “Gwan Run Up Yuh Mouth”. Pablo Moses lidera a la Roots Radics con maestría y deja incluso “aromas tímbricos” de su buen amigo y ex cantante de IV hasta hace unos años atrás: Craig “Apple” Gabriel, con quien compartió el escenario de Niceto Club en un show producido por nuestro querido héroe Camel.
Se fue el primer tiempo, hay que dar vuelta el vinilo, pequeña pausa que ayuda a digerir tanta data, tanto vibe.
Comentario de entretiempo: Si bien nos encontramos ante un férreo empate, hay que destacar que no es para nada cerrado, las dos crews arriesgan y apuestan por el espectáculo. Hermoso 3 a 3 estamos presenciando!!
El Lado B comienza con el autodenominado “mesías negro” al mando, quien además de iniciarse en tiempos del ska, supo producir en los 70´s a muchos de los artistas que están presentes en este disco; también consiguió reconstruirse permanentemente durante todos estos años. Lee “Scratch” Perry podría haber jugado para cualquiera de los dos bandos; poniendo su voz en “Full Moon Plant A Tree” que narra su experiencia de participar del proyecto “Planta y Canta” se pone al frente de Sly & Robbie y bendice a todo el álbum y cada uno de sus participantes. Revitalizador como plantar un árbol en noche de Luna llena.

La ensoñación brumosa se deshace con el siguiente tema de Max Romeo. Nos despierta rápidamente, contándonos que la humanidad ha traspasado “The Gates Of Hell”, hablándole al corazón de los líderes y al de sus amigos pretende describir el veneno con el que conviven los “Jah Jah childrens”. Un interesantísimo vuelo de Henry “Matic” Tenyue en trombón sobre un burru bien bailable coronan este temazo, me atrevería a decir que Roots Radics ha pasado al frente en el marcador!

Sin embargo esto no está definido en absoluto.

El equipo S & R vuelve a recurrir al lovers rock contando con uno de los más grandes en la materia para ponerle lírica y voz. “Mr Rocksteady”, Ken Boothe, quien dedica una canción de amor a la Argentina. Más de medio siglo de exitosa carrera debió esperar para conocer y enamorarse del país más austral del planeta. Al igual que Horace Andy, se presentó un año antes de esta producción, en Buenos Aires, acompañado de una backing band dirigida por Hugo Lobo. Mr Boothe, un maestro que pone las cosas en su lugar, suavemente y con mucho amor.

Una caricia de optimismo le imprimen los originales Congos junto a Roots Radics en la siguiente canción. Si bien esta banda tuvo su debut en la segunda mitad de los 70’s en el Black Ark, estudio creado por Lee Perry en Kingston, Cedric Myton tenía carrera desde una década previa junto a Devon Russell y Lincoln Thompson en The Tartans. “Things must get better” es una hermosa invitación a cuidar y mejorar este mundo, “son tiempos de cambio” y “a las nuevas generaciones debemos dejarles una vida mejor”.

Llegamos al último movimiento realizado por Sly & Robbie en esta batalla, con “The Messenjah” en la comandancia del tema, el cantante más joven de este trabajo, con una experiencia superior al cuarto de siglo y un talento para componer e interpretar realmente singular desde sus comienzos de la mano de Freddie Mc Greggor y con la fuerte inspiración en el estilo de Dennis Brown. Luciano es hoy uno de los cantantes jamaiquinos más queridos en el mundo reggaero. Con su creación “Make A Change” nos hace sentir que este soundclash está más amalgamado que en pugna, complementando el mensaje de The Congos, advierte en su letra sobre el verdadero cambio que debemos provocar “Nunca habrá realmente un cambio hasta que modifiquemos la forma en que pensamos. Todos iremos por el desagüe a menos que cambiemos la forma en que vivimos”.

Para cerrar el álbum Roots Radics recurre al ska, estilo que permanentemente pone en práctica. Casi todos los discos de Israel Vibration (recordemos que son la backing oficial desde siempre del dúo Wiss & Skelly). Con la participación de Stringway en trompeta y trombón (miembro de We The People, banda de Lloyd Parks, compositor, bajista y cantante como Flabba o Robbie, quien merecería un espacio en soñadas futuras competencias).
Pero además de todo esto, cuentan con una carta que pareciera de triunfo, el primigenio “soul man” jamaiquino, líder de The Maytals desde 1962 (cuando Jamaica todavía era colonia inglesa!). Obviamente el ska era el “mood” con que se expresaba la juventud de la isla. Es cuestión de escuchar “Jamaica Ska” o “Monkey Man” y comprobarlo.
Toots, como Ken Boothe, debió esperar medio siglo y más para pisar Argentina por primera vez; con intentos frustrados varios, pero con presencia firme en la discografía de Pericos (recomendadísma versión de “Amandla” en el disco “Pericos and Friends” 2010). El maestro Hibbert, aún sin saberlo, es un pilar fundamental del movimiento de ska y reggae de nuestro país.
Su creación es la más indicada para cerrar “The Final Battle”, feliz, bailable, resiliente y repleta de amor. “To You” nos deja sonrientes y listos para volver a empezar. Pull up and come again!!!!
Se terminó el match y obviamente el resultado sigue siendo incierto, por momentos parecían dos equipos jugando juntos contra un mismo arco, pero si podemos diferenciar las mejores características de las dos potencias.
Sly & Robbie demuestran más soltura en el dub, lovers rock y el steady. El roots “one drop”, muy poquito de early dancehall, rockers y ska son los logros en este enfrentamiento por la parte The Roots Radics.
Lo que no se podrá discutir es que “Sly & Robbie vs Roots Radics – The Final Battle” construye un nuevo espacio en la historia del reggae universal, sembrando una combinación realmente original donde Jamaica meets Argentina como nunca antes. Dean Fraser, Addis Pablo en melódic, Bongo Hermann, y Earl “Chinna” Smith son algunos invitados para mencionar entre los créditos de Jamaica en este disco, sin olvidar las brillantes pinceladas británicas que hacen de este álbum, un disco de colección.
No hay perdedores en esta final en forma de batalla, que por ahora se terminó, pero será muy difícil afirmar que ha sido la definitiva.

Te invito a que seas “juez” de este juego e intentes encontrar un equipo ganador.
There is no end…

Santi Palazzo