Vorterix Reggae Fest II – 1 de Noviembre 2014

4


¿El reggae que una sudestada maltrató?

Imágenes Luján Agusti

Palabras Santi Palazzo

Poner en contexto es el primer paso para intentar ser justo a la hora de hacer una crítica, y cuando el contexto es muy complejo, puede nublar pareceres. Despojándose de todo sentimiento negativo vamos a ensayar una opinión, siempre sincera.

 No es casual que dos grandes productoras, que alguna vez fueron una, jugaran fichas en el mismo día. El Festival Clandestino, festejando los primeros 10 años de Rock & Reggae, que organizaba un imponente festival de Rock sin Reggae: Las Pelotas, Catupecu Machu, Massacre, Carajo y más por un lado; y por el otro la segunda edición del festival internacional de Reggae más importante del año en Argentina: Steel Pulse, Cultura Profética, Nonpalidece, Morodo, Gondwana y más; organizado por la sociedad MTS y Vorterix Rock, medio que, si bien poco espacio le ha dado al Reggae desde su creación, este hecho se ha potenciado desde su “hermandad” con Rock & Pop en los últimos meses, en los que comparten dueños y directores.

Es un contexto ineludible para pensar en lo que se podía venir ese 1 de noviembre.

Si a esa vibra de choques de “mercados del rock”  le sumamos un tiempo del demonio, donde el escenario principal, con su espalda a escasos metros de la orilla del Río de la Plata embravecido por una sudestada que terminó dejando algunas zonas de la ciudad y el Gran Buenos Aires muy comprometidas, claramente se podía presentir que la cosa no iba a estar del todo fácil.

Un line up algo conservador (podría haber sido una fecha reggae de un Pepsi Music tranquilamente) con varios puntos convocantes y atractivos pero sin ningún jamaiquino, aseguraba la veracidad del anunciado título “festival más grande e importante del año”(aunque el único también). Con la presencia novedosa de los gemelos italianos de Mellow Mood, que harían su debut en estas tierras, y de varias agrupaciones ya consagradas en toda Latino América más el imperdible cierre de Steel Pulse.

Todo esto lo sabíamos antes de llegar al Mandarine Park en el complejo Punta Carrasco, de aquí en más las anécdotas de lo que nos fuimos encontrando una vez allí.

El equipo LDD que juega esa tarde forma con Luquis, en reemplazo del ministro Wonderful, llevamos a nuestro futuro mejor jugador, el primogénito de Lukalion (10 añitos de saludable emoción reggaera), el mencionado Lukalion con algunos vinilos en el bolso para que los Pulso de Acero le garabateen, Lady Me y quien les escribe.

De arranque en la zona de estacionamiento (que es en la vía pública) nos abordan los clásicos trapitos con un precio un tanto descuidado… 100 mangos!!! Discusión negociadora mediante y un entrevero con la prefectura que cayó para disuadirlos de continuar choreando a la gente terminó con la crew ldd buscando otro lugar para estacionar.

 

Solucionado ese tema, el ingreso es super tranquilo. Nos iremos encontrando con muchos amigos y colegas de años que están trabajando en el festival, y con los responsables de ambientar y amenizar el escenario soundsystem: Martín Kong, Balta Gama, Gustavo Pilatti, Junior C y Melody Queen que terminaban de hacer su show, cerrando este espacio.

En el main stage irán pasando Alika, Rondamón, con Mingo (su cantante), nos encontraremos un poco después y su comentario de “hoy es un día de frío a lo Mardel” describirá el temblequeo de olas de lluvia y viento que dominarán toda la jornada.

Gondwana presentando su nuevo trabajo editado en Argentina: “Reggae & Roll” sin sobresaltos, ya en el camarín, demostrarán su actitud más rockera y festiva.

Morodo y Okoume Lions, generan un interesante agite entre el público, en varias oportunidades hará mención de las complicaciones técnicas debido al clima, luego tendremos la posibilidad de hablar con él y compartir un buen rato con big up incluido, también junto a Bratt, nuestro querido hermano y compañero del Binghiman desde años y en todas las visitas por estos pagos, desde la primera en el Luna Park junto a U Roy y Dread Mar I allá por el 2010. Como es costumbre de este excelente guitarrista para con LDD, nos dará nuevo material de camaradas y en los que está involucrado para compartir con la family que escucha la Estación.

Todo esto y lo que pudimos registrar luego en gran medida fue gracias a La Negra Noe que vino a rescatarnos de la lluvia que se desata promediando el show de Nonpa,  momento en el que más público estuvo frente al escenario, calculamos unas 4000 personas, quizás un poco más.

Después entre el frío, la lluvia por momentos extrema, y los tiempos de espera hicieron que la gente emprendiera la retirada. De no haber sido Noe, probablemente hubiésemos tenido que huir también, sobre teniendo en cuenta que estábamos con niño. Gracias Negrita salvadora!

El momento más crítico y duro fue la previa del show de Cultura Profética, con el escenario haciendo agua y la organización esperando un poco para decidir como continuar, con la  sensata lógica de preservar la seguridad de los artistas.

Boris de Cultura se lamentará sobre las circunstancias en las que tuvieron que tocar, dieron un show breve pero preciso, no nos dejaron con las ganas de escuchar algunos clásicos como “De antes” y otros más nuevos como “Saca, prende y sorprende” o la destacad y potente versión de  “Ella usó mi cabeza como un revólver”, “preparada especialmente para uds” en el anuncio de Willy.

La gente gasta sus últimas reservas bajo la lluvia torrencial.

Para el turno de Steel Pulse quedaban poco más de 300 personas, el show será muy breve, menos de la mitad de la lista de temas que paradójicamente culminará con “Drug Squad.. ain´t got nothing to declare…”. Sin embargo la sensación de templanza que se genera en el cuerpo mojado y frío al escuchar “Blues Raid Dance”, “Rally Round”, “Chant a Psalm” o “Roller Skates” es indiscutible.

Una vez más Don Camel a.k.a Hernán Sforzini (percusionista y productor de Hemp, tributo reggae a The Beatles) suma una nueva marquita en su “viajado fuselaje”, este año luego de compartir escenario con Don Carlos fue músico invitado de Steel Pulse.

No voy a hacer especiales comentarios sobre el sonido o la técnica en general porque en el contexto en el que ocurrió todo no se puede exigir mucho más.

Sobre los comentarios de muchas personas sobre el valor de los tickets creo justo decir que, y para seguir contextualizando, la entrada para el show de Miley Cirus, por ejemplo, valía un 30% más. Claro, barato y a precio popular, ya no hay casi nada, pero no era algo descabellado.

Ahora bien, lo pongo en términos futbolísticos: te comprás un ticket para ver a tu selección enfrentando al archi rival de siempre, con muchas estrellas en el campo de juego, todo a full color, sarasa sasa; obviamente la pagás saladita. Si el resultado es una victoria estruendosa, que haya sido cara deja de dolerte, no?

Si en vez de un festival de reggae con la agenda hiper apretada, hubiese sido un partido de fútbol profesional, debería haberse postergado.

Así y todo, se bancaron los trapos.

Agradecemos especialmente a Mary “Poppins” Nolte, Nico Tavella y Luján Agusti por su excelente desempeño y solidaridad.

Larga vida al Reggae!!!