RS 2009 . La jornada menos jamaiquina.

0


Crónica: Día 3 – Sábado 4 de julio.

Comenzamos en la Reggae University con la charla sobre “Palabra, sonido y poder: poesía, política y protesta social” a cargo de la Dra jamaiquina Carolyn Cooper el dub poet inglés Linton Kwesi Johnson. Algunos puntos interesantes que pudimos rescatar:

Carolyn habló sobre el preconcepto de que la poesía es solo artística, que en la labor de Linton se quiebra el divorcio entre la poesía y la política. Recalcó que el patwa o patois debe ser reconocido como idioma jamaiquino y no como dialecto del inglés, el mejor ejemplo fue que podemos ver a la lengua italiana como un patwa del latín.

Linton habló sobre la poesía africana y americana donde el lenguaje es usado con y como percusión, esa fue la base motivadora para volcar su poesía al reggae, Carolyn recordó la tradición africana de transmitir las noticias e historias con percusión. Ante la pregunta de David Katz (el más reconoc ido periodista inglés de reggae que actúa como interlocutor en la University) que era lo que opinaba del estilo poético de los dj’s jamaiquinos, Linton dijo que muchos de ellos fueron sus inspiradores, mencionó a Big Youth, I-Roy, U-Roy, Prince JazzBo; resaltó las diferencias de los estilos entre estos poetas y lo que él hace. Los jamaiquinos tienen la habilidad de improvisar sus líricas sobre cualquier base musical y que escriben su poesía inspirados en música que fue previamente concebida, él en cambio escribe poesías en silencio y luego se hermanan con la música compuesta para esa poesía por su director musical Dennis Bovell: “cada una de mis poesías está ligada orgánicamente con su música” (podemos agregarle nosotros, entonces, que el Dub Master Bovell es parte bien importante de esta pluma creativa).

Al escuchar hablar de dj’s jamaiquinos, Carolyn aporta la relevancia de valorar a los dj’s de las nuevas generaciones como poetas, dio el ejemplo de Buju Banton, que antes de componer su último disco “Rasta got soul” (muy diferente a todo lo grabado anteriormente) Buju visitó a Linton y mantuvo una extensa conversación, que según las propias palabras de Buju, lo iluminaron de una manera especial para cambiar su forma de escribir e incluso de pensar.

Mientras esperábamos la serie de entrevistas pautadas con las bandas del European Reggae Contest que esa tarde se presentaban, nos encontramos con Buna, el cantante de la banda más vieja en Italia, Africa Unite; en 16 ediciones del Rototom ésta era la primera vez que no se presentarían en vivo; hablamos también con integrantes de Vavamuffin de Varsovia (Polonia), Junior Tshaka de la Suiza francesa, con el MC Mystic de Dinamarca (quien dijo que el show de General Levy en la carpa dancehall de la noche anterior había estado bueno pero muy breve), con los simpáticos japoneses de Gocoo y con la banda más popular de Italia que fue cierre de la noche: Sud Sound System.

5 y 30 de la tarde inaugura en la jornada del escenario principal “Gocoo”, conjunto japonés de percusión africana. Un dijediroo, once percusionistas, 9 mujeres y 3 hombres.

Vistoso batuque y algunas sonrisas socarronas por parte del público africano. En la entrevista con ellos nos afirmaron que lo que hacen es una nueva visión del folclore japonés, uno de los percusionistas es el lutier que construye todos los instrumentos con caoba como madera base.

Comienza la seguidilla de las bandas seleccionadas del concurso europeo, pasan por el escenario (media hora de show cada una) Jahvai de Portugal, Vavamuffin, Junior Tshaka, Mellow Mood de Italia, y Mystic MC & Raggapak.

Anocheció, vuelve a llover suavemente, y suena con fuerza el grito de Tarzán y la Dennis Bovell dub band a pleno! Un par de temas instrumentales otro par cantados por el Dub Master quien luego presenta a Linton Kwesi Johnson, sobrio y elegante lanza sin pausa “Di Eagle and Di Bear”, pegado con “Dread Beat And Blood”, a partir de aquí cada tema tendrá su explicación previa a modo de introducción.
En la cuna del fascismo LKJ le hablaba pausadamente al público europeo y contaba las historias verdaderas que le inspiraban cada número (como el mismo le decía a cada canción).

Así se suceden los temas:

“Forces of Victory” (que cuenta una lucha popular ante el intento de la reina de suspender los festejos de carnaval)

“Di petty booshwalk” en tempo de ska canábico, “Sonny Letter” (la carta de un hijo a su madre sobre como comete un homicidio y cae preso) mientras un solo de viola impresionante sonaba en el puente Linton hechas las cámaras de video del escenario.

LKJ lanza una tras otra sus poesías antifascistas: “Fite dem back” canción en honor a un profesor universitario negro muerto por fascistas ingleses, “License Fi Kill” con un dub largo donde el violín se luce.

Una elegía para una alemana muerta en extrañas circunstancias.

Con un: “ante la crisis económica global y la tecnología en su mayor esplendor, la humanidad debería volver a tener más tiempo” presentó a “More Time”.
Cierra su show con el “Reggae Fi Bernard”.

“Cuando las cosas andan mal, alguna gente pone su dedo sobre otras personas. La lucha continua” y al trotecito se fue del escenario.

Para el final se venía la banda más conocida y aclamada en la península, a diferencia de Alborosie que es el italiano del reggae más conocido en el mundo, Sud Sound System ostenta el trono de la más grande entre sus paisanos. Es interesante decir que casi todas las bandas italianas que hemos conocido en el Rototom y que tienen cierta trascendencia en su país, provienen de la zona sur, que es la más pobre. El Sud Sound es de la Calabria.

El público revienta desde el primer momento con euforia contenida, con elegancia italiana los tres cantantes visten camisas rojas y negras.

Reggae de sonido bien pop y hitero, algún ska, hip-hop reggae, y por sobre todo mucho ragga y dancehall, e molto dificile comprender el ragga a tanta velocidad y en tano.

Algunos covers clásicos que el Sud Sound interpreta: “Marcus Garvey” de Burning Spear, “No woman no cry” mitad en inglés, mitad en italiano, “Ring the alarm” con especial dedicatoria al gran Tenor Saw.

Una vera festa alla italiana, casi tres horas de show ante más de 15.000 presentes, hasta el momento lo más convocante.