Denuncia por censura

0


Mi nombre es Agustín Antonio, tengo 24 años y vivo en San Fernando. Curso hace 6 años una Licenciatura en Artes Visuales con orientación en Pintura, en el I.U.N.A. (Instituto Universitario Nacional de Arte). Obviamente soy un apasionado por el arte, y me dedico a pintar (pintura figurativa, collage y ensambles). He realizado varias exposiciones, en su mayoría grupales.

Luego de esta breve presentación prosigo a cuestionarme lo siguiente: ¿Cómo defender lo que se defiende por si solo? ¿Cómo exigirle a alguien que deje de hacer lo que ama, lo que cree y para lo que tanto se instruyó? ¿Cómo poner en tela de juicio la fuerza creadora que guía la obra y la vida de un ser humano? Sea éste carpintero, mecánico, carnicero o artista…
Sin embargo es ésto lo que intentaré realizar a continuación. Voy a detallar, a hacer un descargo de por que hice, hago y haré lo que hago.

Primeramente me gustaría aclarar, por sobre todas las cosas, que si en algo creo es en la Libertad de expresión, en la Democracia y en el Arte (como medios para la expresión del espíritu del ser humano). Además, quiero decir que cada obra pictórica que realizo lo hago por una personal fuerza interior que, de cierta forma, me obliga y a la vez me guía y que se encuentra sostenida por un proyecto escrito, evaluado y corregido por profesores de la universidad a la que asisto. Por ejemplo obras como: “Benedicto XVI escuchando a Bob Marley” corresponde al Proyectual de Pintura Nivel II de la Cátedra de la Lic. G. Marotta llamado: “Tu Dios en la Tierra”, y “Tetra Cristo”, a su vez, pertenece al Nivel III, en este caso a un trabajo intitulado “Sorpresa técnica en retratos”. Estos textos se encuentran asimismo sustentados por asignaturas como Historia de las Artes Visuales (de 7 niveles), Historia de la Cultura (7 niveles), Lenguaje Visual (7 niveles) y Semiótica, entre muchas otras.
Prosigo alegando que en aquella exposición las obras apelaban al humor, a la ironía y que se apoyaban en el concepto de la “Sorpresa técnica” (introducido por el Prof. inglés Stephen Bann de la Bristol University de Londres).
Al mismo tiempo, considero errado creer que una pintura puede resultar de “mal gusto”, ya que tampoco se puede hablar de un “buen gusto”, como igualmente es imposible referirse a unas “Bellas Artes” por la simple razón que no existen.

Por último quiero subrayar los siguientes puntos:
-que la muestra fue realizada luego de pasar por la vista de un selecto jurado (donde entre otros se encontraba el artista sanfernandino Enrique Burone Risso);
-que mi obra no cuestiona la moral, la ideología ni tampoco las creencias de los espectadores, sino que son realizadas desde una postura profundamente critica a altos mandatarios de la Iglesia Católica, a los gobernantes de países centrales primer mundistas, y a otros representantes de aquellos grupos hegemónicos de poder (como por ejemplo el ultra-ortodoxo papa Joseph Ratzinger, el comprobado torturador – y sacerdote- Cristian Von Wernich y el ex-presidente George W. Bush, entre otros);
-que cuando se me informó de “las molestias” que ocasionaban mis pinturas, en especial dos de ellas, esa misma tarde desmonté la muestra -ya que me han enseñado que mis derechos terminan donde comienzan los de los demás-;
-que viviendo en un mundo donde algunos sólo trabajan, otros ponen bombas y otros sólo nos dedicamos al santo e histórico oficio de la pintura, me resulta a la vez cómico y trágico, que en los albores del Siglo XXI se sigan produciendo casos de censura, que frente a un acto que ni siquiera ofende sino que apenas cuestiona, se censure o reprima, porque a pesar de los buenos modales y del “por favor” las pinturas debieron descolgarse antes de la fecha acordada;
-que puedo mediante un gran esfuerzo entender que no todos tenemos la mente abierta, ni somos tolerantes, ni sabemos convivir en esta democracia que tanta sangre nos costó;
-que entiendo que posiblemente sea yo el culpable de lo sucedido, que a causa de mis cortos 24 años obviamente no he entendido esto de la democracia;
-que agradezco a quienes se han tomado el agotador trabajo de criticarme y de encargarse de que mis cuadros sean descolgados de las paredes de aquel lugar, ya que ésto me ha ayudado a fundamentar aún más mi trabajo y me ha otorgado cierta publicidad y difusión, -de nuevo Gracias-;
-y por último que, de corazón, pido disculpas primeramente ante Dios, y luego ante aquellos ultra-conservadores que no han entendido el arte, ni la democracia y que se encuentran en contra de la libertad de expresión, -de nuevo mil disculpas-.

San Fernando, 2 de enero de 2009

Agustín Antonio
DNI: 31375877
rastagustin@hotmail.com

Nota de LDDWeb: El derecho a réplica por parte de quienes decidieron descolgar antes de tiempo las obras de Agustín tiene nuestro medio a su disposición.

produccion@ladedios.com.ar