Black Proud

0



Vivimos un momento histórico soñado por más de un luchador de los derechos de la raza negra, el último y todavía en pie aunque a veces tambaleante, imperio planetario decidió ser gobernado por primera vez, por un descendiente de Africa. Brindemos homenaje a uno de los luchadores más brillantes que tiene esa larga y desigual pelea por lograr la igualdad…
Hay quienes afirman que nació en Cuba, otros que nació en Kingston, ya sea en 1920 o en el ’29, lo más importante es su obra.
En palabras de nuestro hermano In-JahMan: Mortimer Planno – El último Elder

Mortimo Planno, fue y es -quien puede dudarlo- el “Gran puntero político de Jamaica”.
Así lo sostengo, y digo que no hay que alarmarse con este concepto.
Porque el significado y la función del puntero político, en estos días bastardeada y pisoteada por culpa de aquellos conductores de masas inconcientes, el algún tiempo, lejano, muchos años antes, cuando los ideales aún existían, revistió un carácter de honrosa personalidad.

Porque el verdadero sentido del término de puntero político no es la de un “juntavotos”, y su función tampoco consiste en pagar 20 pesos a todos aquellos que concurren a manifestaciones y marchas en las que no creen ni predican con pancartas partidarias y en micros abarrotados. No, el verdadero puntero político le da Fe a su gente haciéndola participe del verdadero conocimiento social e instándola a una búsqueda hermosa de los derechos humanos. Y cuando ya ha cumplido esa misión y no tiene a más seres cercanos para seguir instruyendo y motivando, trata entonces de enseñarle el sendero a los otros que nunca lo escucharon. Y así sigue, y nunca se cansa porque ama a la gente.

Sostengo y repito, sin haber tenido el placer de conocerlo y no habiendo encontrado palabras en su contra, que Mortimer Planno era un puntero político, el primer y verdadero puntero político. Porque el, como ningún otro, tomo como propia la tarea de abrirle los ojos a sus compatriotas cuando en Jamaica gobernaban unas pocas familias. Porque el promovió la figura de Haile Selassie en un país-isla que no siquiera el propio Emperador tenía registrados en sus libros más antiguos. Porque el busco el acercamiento y favor de Selah, logrando que éste promoviera el retorno a la tierra de origen. Porque el lucho en contra del sistema promoviendo reformas educativas y laborales en la Casa de los Representantes, sufriendo las burlas de sus pares y el descrédito de sus enemigos. Porque el pudo demostrar que Dios es uno y que nadie puede interpretar sus acciones, sino por intermedio del estudio profundo y razonado de sus dichos y obras. Porque, en definitiva, respondía a su carácter “haciendo punta” para liberar al oprimido.

Cuando Haile Selassie toco el suelo jamaiquino por primera vez allá por 1966, observó entre la muchedumbre una gran cantidad de hombres barbados y con cabellos largos que marchaban tras la persona que lo había elegido a él como la figura emblemática de la lucha por la restitución de los derechos ancestrales del hombre africano. El individuo se llamaba Planno. Aunque no solamente representaba a los Rastas de la isla. 100.000 personas entre los que había evangelistas, cristianos y practicantes del budu fueron a recibir al Majestuoso Selassie por obra y acción de Mortimer Planno. A ninguno de ellos les pagó 20 pesos. Todos fueron movilizados por el mensaje de fe y esperanza que “Kumi” catalizo en la figura de Su Majestad. El estaba convencido de que la regencia de los africanos debía ser de su mismo color y origen y con esa simple lógica convenció a toda Jamaica.
No importa que Planno haya introducido a Marley y Tosh en la fe Rasta. Tampoco que haya publicado un libro de interpretación cerrada y particular sobre las escrituras durante su vejez. Ni siquiera tiene importancia el hecho de que haya sido escuchado con honor y respeto en todas las universidades del mundo. Lo fundamental en la vida de Mortimer Planno es que fue el “incentivador” de todos los movimientos políticos, religiosos, culturales y sociales del caribe. Movimientos que se levantaron en contra de la omnipotencia británica. Fue él quién recorrió los puntos más ínfimos de África buscando el origen de la historia y fue por intermedio de él que Ras Tafar – I invitó a los africanos del mundo a poblar Etiopía con todas las facilidades de acción. Fue por él que los jamaiquinos comenzaron a aprender oficios para liberarse del yugo de las cañas inglesas y también fue gracias a él que Haile Selassie se convirtió en el icono sacro de un país que quería encajar en las leyes del derecho internacional.

Repito y sostengo que Mortimer Planno fue el “Gran puntero político de Jamaica”, pero de los de antes, de esos que iban al frente y agarraban la bandera cuando la cosa se ponía fea. De esos que ya no existen. Y que ya no existen porque el último que quedaba en el mundo fue elevado por Jah el 6 de marzo de 2006. Que en paz descanse, entonces, el más viejo de los Elders, acaso el último.

In-Jah-Man