El Acto de Compasión del Reggae

0


Londres 13 de Junio de 2007

Cuatro de los cantantes de reggae/dancehall más punteros del mundo han
renunciado a la homofobia y han condenado la violencia contra lesbianas y gays.

Beenie Man, Sizzla, Buju Banton y Capleton habían lanzado anteriormente canciones
anti-homosexuales, que incitaban al asesinato de lesbianas, gays,
bisexuales y transexuales. Ahora se han sumado al Reggae Compassionate Act (algo así como “El Acto de Compasión del Reggae”, abajo), en un acuerdo con algunos de los más importantes promotores y activistas de Stop Murder Music. El acuerdo da continuidad a la larga campaña de tres años llevaba a cabo por Stop Murder Music, que consiguió cancelar cientos de conciertos de cantantes y acuerdos de esponsorización, provocando pérdidas en sus ingresos estimadas en más de cinco millones de dólares.

“El Reggae Compassionate Act ha supuesto una enorme brecha,” declaró Peter Tatchell, de OutRage!, colectivo por los derechos humanos de homosexuales en Inglaterra. Mr Tatchell es coordinador de la campaña mundial de Stop Murder Music, y ayudó en las negociaciones del acuerdo con los tres cantantes. El rechazo de la homofobia y el sexismo por parte de los cantantes supone un enorme hito. Nos alegramos de su nuevo compromiso por una música sin prejuicios”, declaró Mr Tatchell. “Este acuerdo tendrá un enorme y positivo impacto en Jamaica y en el Caribe. El seguimiento de los medios generará conciencia y debate entre el público, eliminando la ignorancia sobre la ya minada homofobia. Contar con el rechazo a la homofobia de estas grandes estrellas influirá en sus fans e invitará a todo el público a reflexionar sobre las actitudes fanáticas. El efecto beneficioso en los hombres jóvenes negros será inmenso”, añadió.

Esta postura se refleja en uno de los veteranos de la campaña, Dennis L Carney, vicepresidente del BGMAG, Black Gay Mens Advisory Group de Londres (grupo consultivo de hombres negros homosexuales). Mr Carney es
descendente jamaicano, y jugó un papel fundamental en la negociación del Reggae Compassionate Act. Añadía: “Me emociona que Beenie Man, Sizzla y Capleton hayan firmado este acuerdo histórico con la campaña de Stop Murder Music. Recibimos su compromiso de no producir música o hacer declaraciones públicas que puedan incitar al odio y la violencia contra los homosexuales. Es un paso gigante hacia la restauración de la paz, el amor y la harmonía en el reggae. Estos artistas están mandando el claro mensaje de que lesbinas y gays tienen derecho a vivir libres del miedo y la persecución, tanto en Inglaterra como en Jamaica”, concluyó.

En el Reggae Compassionate Act the los 4 cantantes se comprometieron a:

“respetar y mantener los derechos de todos los individuos a vivir sin miedo al odio y la violencia por su opción religiosa, su orientación sexual, su raza, etnia, o sexo”.

y firmaron que:

“no hay espacio en la comunidad musical para el odio y el prejuicio, incluyendo lugar alguno para el racismo, la violencia, el seximo o la homofobia”.
“acordamos no hacer declaraciones o cantar canciones que inciten al odio o la violencia contra ninguna persona de ninguna comunidad”

En esta declaración los artistas se comprometieron a no cantar letras o hacer declaraciones públicas, en Jamaica o en cualquier otra parte del mundo, que inciten al prejuicio, el odio o la violencia contra gays y lesbianas.

“Firmando el Reggae Compassionate Act están declarando que, en el futuro, no lanzarán nuevas canciones homófobas o autorizarán a reeditar canciones homófobas anteriores, añadió Mr Tatchell.

“Igualmente acuerdan no hacer declaraciones públicas homófobas”.

“Reconocen que el prejuicio, el odio y la violencia no tienen cabida en la música- los cantantes deben unir a la gente y no dividirla. Ahora se han comprometido a oponerse al prejuicio homófobo, a la discriminación y a la violencia.

“Este compromiso es el mayor gol a la homofobia en el Caribe y en la música popular.

“El Reggae Compassionate Act se extiende a todo el mundo. Si alguno de los tres cantantes rompe el acuerdo en cualquier parte del mundo, aplicaremos la campaña contra él.

“Como resultado de la firma de su compromiso, por un periodo de tres años suspendemos la campaña contra ellos. Si responden según el acuerdo, haremos la suspensión permanente.

“Los otros cinco artistas de “música asesina” – Elephant Man, TOK, Bounty Killa, Vybz Kartel y Buju Banton – no han firmado el Reggae Compassionate Act. La campaña contra ellos continua. Estos cantantes han incitado al asesinato de lesbianas y gays. No deberían ser recompensados con conciertos o acuerdos promocionales. La campaña Stop Murder Music anima a las organizaciones en todo el mundo a intesificar la campaña y a cancelar y vetar los conciertos y discos de estos cinco cantantes, así como los acuerdos de esponsorización y promoción. Estos artistas han animado abiertamente al asesinato de lesbianas y gays, lo que supone una ofensa criminal en cualquier país. Animamos a toda las personas de buena fe a boicotear a estos promotores del odio y la violencia; y a hacer campaña contra ellos con la misma determinación con la que lo haría contra los racistas y los antisemitas.

“Estos cantantes homófobos impenitentes son el equivalente moral de los neo-Nazis o del Ku Klux Klan,” declaraba Mr Tatchell.

Sus opiniones son respaldadas por Gareth Wiliams, codirector de´volectivo de derechos humanos de gays en Jamaica, Jamaican gay human rights group, J-Flag: “Este acuerdo contra la homofobia y la violencia es un movimiento en la dirección adecuada”, añadió. “Esperemos que no haya una motivación comercial en el deseo de los cantantes por matener sus actuaciones, sino un compromiso sincero que anime a poner fin a la violencia homófoba y a cualquier violencia contra cualquier persona. Los cinco artistas que no han firmado el compromiso deberían hacerlo ahora, apoyando este trato y declarando su apoyo a los derechos humanos universales, incluidos los derechos humanos de lesbianas y gays”, añadía Mr Williams. Brett Lock, un OutRage! Miembro y pieza clave en la organización de la campaña Stop Murder Music campaign, reiteró: “Nunca hemos aceptado un acuerdo en el que un artista accede a no cantar letras homófobas en conciertos en Europa o Inglaterra, pero que continúa cantándolas en el Caribe. La idea de que estos cantantes puedan incitar al asesinato de personas gays en Jamaica pero que puedan venir a Europa y ser aceptados como artistas legítimos es moralmente enferma e idenfensible. El único acuerdo que aceptaremos es un acuerdo que no incite al odio homófobo ni a la violencia – en letras o declaraciones públicas- en cualquier lugar del mundo, inluida Jamaica. Esto es lo que dice el Reggae Compassionate Act, y esta es la pormesa hecha por los tres cantantes que lo han formado”, declaraba Mr Lock.

El Reggae Compassionate Act fue negociado por Eddie Brown de Pride Music (UK), con el apoyo de los promotores Michel Jovanovic de Mediacom (Francia), Klaus Maack de Contour, (Alemania), Peter Senders de Panic Productions (Holanda), Fabrizio Pompeo de Tour de Force (Italia), Julian Garcia de Roots and Vibes (España) y Tim Badejo de Dubble Bubble (Noruega).

“No hubieramos asegurado el acuerdo sin sus contactos, ánimo, paciencia y compromiso. Les agradecemos su duro esfuerzo,” añadió Mr Tatchell.

Fuente: OutRage! –
www.petertatchell.net