REMANDO OTRO AÑO MÁS

0


Hermosa brisa, seguiré remando,

aunque el mar hoy no esté calmo,
sé que mis brazos podrán lograrlo,
puse en mi barca todo mi amor,
puedo pararme sin temor a caerme,
puedo mirar fijo a los ojos que me juzgarán,
luz que me guías mantenme firme en este mar,
muchos se bajan pero yo voy a continuar,
lejano horizonte, seguiré remando,
sé que algunos me van a acompañar,
es largo el viaje, la carga pesada,
y no me desprenderé de nada,
puedo pararme sin temor a caerme,
puedo mirar fijo a los ojos que me juzgarán,
luz que me guías mantenme firme en este mar,
muchos se bajan pero yo voy a continuar.

En la semana que Riddim cumplió diez, La de Dios cumple tres.
Enormemente agradecido de la familia que conforma esta banda de locos llamada La de Dios, locos que perseverante y sobre todo honestamente reman a mi lado, es verdad que algunos se bajaron, pero cuando los reencuentro siguen coincidiendo en el rumbo hacia dónde apuntamos.
Un staff tan grande como fluctuante; los históricos, los más nuevos, los que vendrán y no conocemos, todos se suman a remar.
Gracias a todos:
Yaka, Maravilla, Rulo, Debbie, Tommy, Pato, Mauro “1” Sacco, Mauro “2” Novelli, “el doctor” Juanjo Montero, Gustavo “el pelado” Nicolau, “el cordobés” Gustavo,”“nuestro libro gordo de petete” Martín, Andrés “el Injahman”, Lucho “el enano”, Elizabeth “la turca”, Dani “napio” Burgos,“la licenciada” Cata, “Sir” Marian, el legendario Acuamán, nuestro “Chicho” Serna, Huguito Núñez, el Grobba, “la vieja” Seibuk, el Seba Merani, Andrés Casado.
A todos gracias.

A la vieja familia fiel y a la que se acercó hace poco les prometo que mientras me queden fuerzas seguiré remando.

Remando en el mismo sentido.

One Love. Santi Palazzo.