PALO y MANO (Córdoba)

4


Este Grupo de luthiers de sus propios instrumentos, está formado por 7 jóvenes estudiosos han evolucionado en todos los sentidos. Tristano Ávila, Mariano Cocimano, Nete Ruiz Díaz, Lobucho Martín Donalisio, Raphaelo Lucas Ingignoli, Matu Matías Llorens, Gergino Lloveras conforman PALO Y MANO, un grupo para conocer, descubrir, vibrar y escuchar al son de los instrumentos que suenan en abierta gama de ritmos propios tomando como base el caudaloso sonido africano. Desde el birimbaut, xilofón africano que según el propio Matu tuvo que reconstruir en parte e ir buscando maderas que remplacen a las primeras experimentando con quebrachos, álamos y últimamente con el fresno para hacer sonar “tal como cuando se lo trajeron de África”. Los tambores creados actualmente por ellos tienen su base cuando consiguieron un trío de tres tambores africanos, desde ese momento sintieron que necesitaban inventar sus propios instrumentos. La necesidad de hacer su música los animo a comenzar un camino de construcción instrumental increíble. Cueros de jabalí salvaje, (cazado según versiones por ellos mismos), cabra, chivo “cordobés”, tensados con cuerdas y afinados al ritmo de cada pecho, tallados y moldeados para que su sonido sea de alto vuelo. Sonidos llamadores.
Todos ellos son músicos y su propuesta es sincera. Las letras marcan una tendencia de tiznado sentimiento critico latinoamericano con base en el afro.
La selección de los materiales buscados para la construcción de los mismos es de todos. Permanentemente todos experimentan e intercambian la información obtenida por sus propias experimentaciones. Lobucho cuenta que la boca de la caña larga soplada está hecha de cera de abeja. Calentándola metiendo la boca de la caña haciéndola girar logró cerrar la boca de la misma con la cera y así graduar la entrada de aire soplada obteniendo sonidos de otras latitudes. El mismo explica que “cura los cueros tensándolos con la cara de la grasa hacia arriba y la cubre con ceniza ya que esto ayuda a secar de otro modo los cueros. Gergino toca el yembe (entre otros instrumentos) y dice que “el que tiene actualmente es el mejor. Que el instrumento adquirió una personalidad fuerte dentro de la banda pero que es muy pesado pues esta hecho de eucalipto. Y que continúa buscando las maderas para seguir creándolos. Nete (ex baterista de Armando Flores) siente los parches desde su propio ser. Mariano representa la voz de la raíz centroafricana, cuyo sonar potente, volcánico y armónico anima a cerrar los ojos y dejarse llevar. Tristano “el tano” se pasea entre los instrumentos y voces imponiéndoles una presencia muy particular. Lucas es el sentimiento de la tierra negra. Haciendo sonar las semillas a golpe seco y en movimiento con sus pies descalzos y sus rastas englobadas forma parte de la composición escénica de este impecable grupo humano cuyo nivel de crecimiento se representa en los éxitos obtenidos en tan poco tiempo.
Hace 5 años que están juntos. Algunos de ellos viven en la cuidad y otros en las sierras. Curan ahí mismo los cueros que utilizan: cortan, tallan y cepillan los troncos seleccionados para la construcción de sus tambores. Y esto es continuo, esto es permanente.
Habiendo hecho varias presentaciones, Talleres y Seminarios en Córdoba, en Capilla del Monte en el festival anual de reggae, San Luis y por primera vez en Entre Ríos sienten que las puertas se siguen abriendo y su trascendencia (desde mi punto de vista) no está lejos de llegar.

PALO Y MANO… ESTA ENTRE NOSOTROS HACIENDONOS VIBRAR…
BIENVENIDOS AMIGOS.

PARA “LA DE DIOS”

  • MARCELA MACHADO