Dos Años de Aprendizaje

0


Para mí, cumplir este sueño era algo inconmensurable aunque me pareciese concreto.

Desde el primer desafío hasta el último el sueño mutó permanentemente, se volvió delirio y disfrute, pero también responsa- bilidad y frustración.

Ambición de mejorar y agrandar la familia con gente que se acerque porque lo siente y no por crea que esta mística es tangible y nos pertenece.

Está claro que no nos pertenece, aunque sí la comprendemos, y lo más groso, nos nutrimos de ella.

El que sabe todo, no existe, el que lo cree, seguro que sí. Pero pifia, porque no sabe que se va a terminar equivocando.

Si esto suena demasiado ceremonioso o demagógico , disculpe entonces esta grosera digresión, pero llevamos dos años de aprendizaje y no tenemos tiempo que perder.

Eso sí, se sigue disfrutando una bocha …