EL SUEÑO DEL IMPERIO MENEMISTA

0


El sueño de un imperio, o como el peronismo paso del primer trabajador al primer flexibilizador “ por una monarquia democratica”, se ha brindado en Anillaco. Es marzo de 1999. Sin atender a lo paradójico de la alusion, la tucumana y menemista Ada Alva Herrera ha sostenido la transgresora afirmación en reeleccionista vermut. El augurio sortea los limites de las categorías políticas del mismo modo en que lo ha hecho su Menem durante años. En la Hosteria Los Amigos, los intimisimos del presidente, reunidos en el Comando Superior Menemista, brindan en la tardecita de Anillaco por una re-re que les asegure la eternidad de su jefe en el sillon de Rivadavia. Las ambiciones de su deseo, que pretenden anclarlo en el centro de la Republica, deberan conformarse con el pueblo riojano. Llegado el 99 Anillaco es el unico reinado con el que Menem puede soñar., perímetro acotado donde las veleidades vitalicias de Menem reciben el aplauso de sus amigos, señala un contraste, mas alla de su pueblo, la geografia le es adversa. Menem solo puede reinar en las tierras que le son propias. El territorio nacional lo expulsa hacia el limite de sus hectáreas, el escenario político lo constriñe a los limites de la Constitución. Se trata de reponer las fronteras después de tanta transgresion. Su coto privado, El Refugio, la mansión que se ha construido en aquellos cerros, sera el unico envase posible para una subjetividad esforzada en hacer de la res publica un asunto privado, empeñada en convertir a la Republica en un reinado por donde hacer circular un deseo desbocado, el de eternidad, consagración apropiada para una interioridad que pretende medirse con la de los heroes. Los oropeles que en su patria le son esquivos, Menem los buscara en profuso turismo intercontinental. Ocho idas y vueltas a la Luna suman los kilómetros recorridos por el presidente a lo largo de diez años. Es decir que en ese lapso habria dado 76 vueltas alrededor de la Tierra y habria permanecido en el aire 3800 horas. Estados Unidos, cuna de una nobleza sin sangre azul, que Menem ha visitado 18 veces, e Inglaterra, bastión de la mas autentica realeza, seran la geografia apropiada por donde Menem luzca sus infulas de rey sin corona, ultimo puerto del itinerario que su subjetividad ha recorrido. A pesar de la barrera infranqueable de la Constitución, el imperio Menem disfruta de una forma de la sobrevivencia. “Popularice el golf y el champan” ha dicho Menem en diciembre del 99 a dos dias del traspaso del poder. “ el golf se convirtió en pasión de multitudes” le ha dado la razon el diario Clarín, que explica “ se puso de moda gracias a Carlos Menem”. Palito, candidato a vice-presidente peronista, dice Menem cuando quiere decir Duhalde. El acto fallido, ese instante en que lo impensado asalta la afirmación publica, parece instrumento retorico. Se hace evidente que Menem y el menemismo han llegado hondo en el inconciente colectivo.Mas alla de todo lo que vino después, mas alla de la partida de Menem, lo menemista ha cambiado a la Argentina del blanco al negro. “Si no mejoramos todos los ordenes de la clase trabajadora, esta revolucion seria un movimiento mas. Se ha tenido necesidad de reducir algunas fabulosas ganancias para darle un poco a los que comparten el esfuerzo, sin haber compartido jamas los beneficios de la justa distribución. Las mejoras en los salarios y en las condiciones de vida y de trabajo de servidores esforzados y modestos es solo el cumplimiento del deber social de un estado” Juan Peron 1946 “Las propuestas de Peron las hemos enriquecido y actualizado teniendo en cuenta las circunstancias que rodean a la Argentina y el mundo. Estamos cambiando la historia de la patria, a partir del trabajo, del esfuerzo y del sacrificio, ya que hemos vivido gratis y cuando se acabaron los recursos nos dimos cuenta de que habia que empezar a trabajar. El crecimiento con empleo requiere adecuar la legislación de seguridad social y laboral a la demanda que impone la globalización” Carlos Menem 50 años después.